¿Por qué comemos palomitas en el cine?

Cocina con conciencia, restaurante Harvest Cuina
enero 23, 2016
Flor de almendro en Mallorca
enero 26, 2016
Ver todo

¿Por qué comemos palomitas en el cine?

Los lunes suele ser el día en el que revisamos la cartelera para ver las novedades de la semana, aunque los estrenos sean el viernes, nos gusta ir entre semana. Ir al cine es sinónimo de palomitas, resulta tan raro ir a ver una película y no terminar con los labios cortados de la sal… Porque las palomitas tienen que ser saladas, las palomitas dulces no son lo mismo.

¿En qué momento se hicieron universales las palomitas en el cine? ¿Por qué comemos palomitas en el cine?

Investigando un poco -parece que todo el mundo está de acuerdo en lo mismo- durante los años duros de Estados Unidos, en la depresión y a partir del crack del 29, la economía se redujo de tal manera que el único ocio que podían permitirse era ir al cine. Una buena forma de pasar la tarde o la noche y evadirse de la realidad en la que estaban sumergidos.

El maíz es un cereal muy barato y con una gran producción en EEUU por lo que era muy económico poder llenarse la tripa de palomitas y disfrutar de la película. Una vez pasada la gran depresión y la Segunda Guerra Mundial, se mantuvo la actividad y se fue extrapolando a los diferentes países.

Esta noche, cuando vaya al cine, aunque no sé que película veremos, lo que tengo claro es que no faltarán las palomitas. ¿A ti que te gusta comer en el cine? ¿O eres de los que odian que el vecino esté comiendo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *