Brindar: una tradición muy antigua

7 recomendaciones para superar los excesos navideños
diciembre 19, 2015
Adrián Quetglas, menú en el centro
diciembre 23, 2015
Ver todo

Brindar: una tradición muy antigua

Aún no han empezado las fiestas y ya he brindado unas 20 veces. Con vino, con cava, con champán y hasta con agua. Sí, dicen que no está bien hacerlo con agua pero, si la intención es buena y no tienes otra cosa más a mano… ¿En qué momento la gente empezó a brindar? ¿Siempre se ha hecho? ¿Te gusta más hacerlo con cava, champán o vino?

Investigando un poco, en seguida encontré que, por lo que parece proviene de la antigua Roma, por allá en el s. IV AC. en las grandes celebraciones entre emperadores y gente de bien, era habitual chocar fuertemente las copas, consiguiendo que el líquido pasara de una copa a otra como símbolo de confianza.  En la época era más que habitual la muerte por envenenamiento, así, permitiendo que el otro vertiera de su copa en la tuya, al brindar, y viceversa era un acto honesto y confiable. El chinchín finalizaba con un ¡salud! ¿Ahora todo se entiende mejor, verdad? Veamos más opciones.

Otra de las teorías es que, en la misma época, se pensaba que del vino disfrutaban todos los sentidos excepto el oído y por eso se brindaba fuerte. También se baraja la opción de que fuese una ofrenda a los dioses: sangre o vino a cambio de algún deseo. De ahí, molts d’anys! y salut!

Sea como sea, seguimos brindando, por un buen deseo, por cualquier celebración y cada vez que cumplimos un sueño. Siempre hay un motivo para ello. El rey del brindar es el champagne y el que nos acompañará en la mesa en Noche Buena es éste.

Berdié Grand Nature 2010, es un Gran Reserva

Variedades: Macabeo, Xarel·lo (premsal blanc), Parellada

Crianza: de 30 a 42 meses

Alcohol: 11,5%

Producción: 6.000 botellas / año

Fase visual: Color amarillo con un punto dorado con finas burbujas que forman una corona interior.

Fase olfativa: atractivo y perfumado, con aromas limpios de cítricos y flores, matices de fruta blanca madura; cereales, frutos secos y toques de levaduras que redondean el resto de aromas para darle complejidad.

Fase gustativa: en boca es amplio, fresco y con personalidad. Buen equilibrio entre acidez y volumen. Sensaciones cremosas, finas y elegantes, extraordinario carbónico bien integrado. Finas notas amargas y retro gusto bastante largo de fruta madura.

Maridaje: patés, pastas y carne blanca.

Si quieres probarlo, puedes encontrarlo en Vins i Coses, si llevas tu pasaporte tendrás un descuento en toda la compra que realices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *